Celebrities,Trucos de Belleza

Truco de belleza de Letizia

El paso de los años ha forzado la evolución de un look que buscaba la perfección, por artificial que pudiera parecer, a un maquillaje muy natural con el que no cubrir sino potenciar.

Mucho se ha escrito de su piel libre de lineas de expresión, manchas y flacidez y parte de la culpa de esa complexión perfectamente hidratada e iluminada está en su base de maquillaje. Un fondo muy ligero, sin apenas pigmentación y con la finalidad de igualar el tono que, en los meses de verano, se acompaña con el uso de polvos de sol, aplicados en pómulos, mejillas, frente y tabique de la nariz para conseguir una sensación de piel morena. No contenta con un buen trabajo de la piel, el equipo de estilismo de la Reina ha desarrollado un sutil pero muy efectivo truco de maquillaje con el que resaltar su rasgo más característico, la mirada. Aplicando la cantidad exacta de color, la tonalidad del iris se ve intensificada, se aumenta la luz, se despeja la mirada y se consigue la sensación de un rostro apenas maquillado.

Aunque no se trata de un truco nuevo, Letizia ha incorporado este tipo de maquillajes a su día a día. La primera vez que vimos el uso del color en el maquillaje de ojos de la Reina fue en día de su boda. Con un lápiz de ojos muy claro y con un sutil subtono verdoso, maquilló la línea de agua. El efecto inmediato fue el de una mirada juvenil y muy limpia que parecía incluso no ir maquillada. El efectivo truco de maquillaje del pasado ha evolucionado sin cambiar de cosmético pero sí de técnica.

Para respetar la luz en la mirada y conseguir esa sensación de ojo más grande, el lápiz no se aplica en la línea de agua como hiciera en sus primeros maquillajes como miembro de la familia real. Siempre que Letizia aparece en un acto, el lápiz de ojos se pasea por encima de sus pestañas, depositando el color justamente en la raíz de estas. De este modo, el trazo es imperceptible, pero el efecto es el mismo. Solo cuando se utiliza el zoom sobre los ojos de la Reina, se puede apreciar el truco.

La Reina ha depurado esta técnica, incluyendo en su paleta habitual tonos como el verde oliva o el berenjena, tonos que siempre van a realzar sus ojos verdes. Los lápices dorados también han ido cobrando protagonismo, especialmente en las estaciones más cálidas, para potenciar la sensación de piel bronceada. Un gesto tan sencillo como dar una pasada de color en la línea de las pestañas, logra reducir los pasos de maquillaje y crear uno sencillo pero efectivo. Un poco de máscara de pestañas y listo, el look de la Reina ya es perfecto.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *