Diversión para tu piel

¿ Para qué un tratamiento facial? 

Desde la exposición solar hasta la contaminación, su rostro está expuesto todos los días a elementos que pueden dañar su piel a largo plazo. Así pues, los tratamientos faciales son la mejor respuesta para restaurar la elasticidad, combatir el acné, las impurezas o incluso la rosácea, manteniendo su piel limpia, luminosa y saludable durante mucho tiempo.

Un tratamiento facial es la manera más popular de mejorar la piel sin recurrir a la cirugía y está diseñado para hacerle sentir y parecer más radiante, joven y revitalizada. Su piel está expuesta diariamente a los elementos y a la contaminación y, en menor medida, al sol. Con el modo de vida actual resulta difícil darle a la piel toda la atención que necesita. 

Los faciales incluyen una serie de tratamientos de belleza diseñados para devolverle al rostro su aspecto terso y saludable equilibrando la piel y dejándola suave y fresca para una sensación de mimo y relajación. Los faciales que se ofrecen en los spas o en los salones de belleza son mucho más que el limpiador, el tónico y el hidratante básico de siempre. 

Los tratamientos varían según el tipo de piel y el objetivo que desea lograr. Por ejemplo, algunos de los más típicos son el vapor, para abrir los poros y favorecer su extracción, el exfoliante o peeling para retirar las células muertas de la piel, los masajes para relajar, drenar toxinas y estimular la circulación y las mascarillas, para reafirmar, rehidratar e iluminar el cutis. Si lo que desea por encima de todo es conseguir una gran luminosidad, su facial debe emplear alta tecnología y prácticos tratamientos para revitalizar su piel.

¿ Qué esperar? 

El cuidado de la piel es un arte y a la vez una ciencia. La gama de marcas y productos puede ser abrumadora y aparte están los tratamientos. Una buena esteticista le orientará acerca de las diferentes opciones preguntándole sobre su tipo de piel, las zonas más problemáticas y su estilo de vida antes de hacerle una recomendación. 

Necesitará unos 30 minutos para un mini tratamiento facial y hasta dos horas para un tratamiento completo. Algunos resultados se harán visibles inmediatamente y otros no podrá observarlos hasta un par de sesiones después. 

Un tratamiento facial habitual puede ser una de sus herramientas para un cutis impecable, existen productos adecuados a cada tipo de piel, también los puedes usar para una ocasión especial o si se siente cansada o baja de energía. El tratamiento más apropiado dentro de una gama o una técnica específica, este siempre dependerá de la persona a la que se dirija. 

Tu cuidado de hoy y de siempre ❣💫